Huck, Jim y el rey Salomón

Tras huir de su alcohólico y turbulento padre fingiendo su propia muerte, Huckelberry Finn se lanza río abajo en busca de aventuras. En su camino se encuentra a Jim, un esclavo negro huido de sus amos. Juntos comienzan un largo camino que les lleva por diversos avatares, entre los que se incluyen, de forma general, dormir, comer, fumar, charlar y disfrutar de su vida sobre una balsa.

/ Un comentario

Huck, Jim y el rey Salomón

Tras huir de su alcohólico y turbulento padre fingiendo su propia muerte, Huckelberry Finn se lanza río abajo en busca de aventuras. En su camino se encuentra a Jim, un esclavo negro huido de sus amos. Juntos comienzan un largo camino que les lleva por diversos avatares, entre los que se incluyen, de forma general, dormir, comer, fumar, charlar y disfrutar de su vida sobre una balsa.

/ Un comentario

Cien discos (XXIII): Dopesmoker

Una hora más tarde lo que queda tras Dopesmoker es un vago rastro de humanidad y un intenso olor a azufre. Sleep, en su brillante enajenación, sublimaron en la recopilación sin cortes de Jerusalem lo que tantas bandas habían tratado de alcanzar en el pasado: repetición y gravedad Doom, violencia heredada del Stoner Rock y más que tangibles elementos psicodélicos a los que aferrarse sin miedo.

/ Sin comentarios

Cien discos (XXIII): Dopesmoker

Una hora más tarde lo que queda tras Dopesmoker es un vago rastro de humanidad y un intenso olor a azufre. Sleep, en su brillante enajenación, sublimaron en la recopilación sin cortes de Jerusalem lo que tantas bandas habían tratado de alcanzar en el pasado: repetición y gravedad Doom, violencia heredada del Stoner Rock y más que tangibles elementos psicodélicos a los que aferrarse sin miedo.

/ Sin comentarios

Cien discos (XXII): F♯ A♯ ∞

Cuando las palabras no son siquiera suficientes, cuando el relato de una novela se estructura en torno a acordes de guitarra, efectos sonoros y canciones que no son tal, cuando el valor de la música sobrepasa las limitaciones del estribillo, Godspeed You! Black Emperor. Cuando el viento sople desde oscuros lugares, cuando conduzcas un aparato en llamas y a duras penas te puedas considerar su conductor, F♯ A♯ ∞.

/ Sin comentarios

Cien discos (XXII): F♯ A♯ ∞

Cuando las palabras no son siquiera suficientes, cuando el relato de una novela se estructura en torno a acordes de guitarra, efectos sonoros y canciones que no son tal, cuando el valor de la música sobrepasa las limitaciones del estribillo, Godspeed You! Black Emperor. Cuando el viento sople desde oscuros lugares, cuando conduzcas un aparato en llamas y a duras penas te puedas considerar su conductor, F♯ A♯ ∞.

/ Sin comentarios

Cien discos (XXI): From The Lion’s Mouth

Tan maltratado como exquisito cuando se ejecuta con maestría, el Post-punk podría definirse tan sólo con las diez canciones de From The Lion’s Mouth, el segundo disco de The Sound. Surgidos en Londres cuando Londres era el momento y el lugar, puede que The Sound, al igual que The Chameleons y otros grupos excelentes de la época, queden para siempre en un injusto segundo escalón.

/ Sin comentarios

Cien discos (XXI): From The Lion’s Mouth

Tan maltratado como exquisito cuando se ejecuta con maestría, el Post-punk podría definirse tan sólo con las diez canciones de From The Lion’s Mouth, el segundo disco de The Sound. Surgidos en Londres cuando Londres era el momento y el lugar, puede que The Sound, al igual que The Chameleons y otros grupos excelentes de la época, queden para siempre en un injusto segundo escalón.

/ Sin comentarios

Sucedió en un minuto

Holanda había movido todas las piezas del tablero. El suyo y el ajeno. En un abrir y cerrar de ojos Alemania se encontraba con un penalti en contra en su final, en su casa, ante su afición. Holanda había puesto boca abajo el fútbol y Cruijff lo había enderezado de nuevo cuando más le había interesado. Lo que pasó a partir de entonces escapa a la intención de este texto y no es objeto de la imaginación del autor.

/ Sin comentarios

Sucedió en un minuto

Holanda había movido todas las piezas del tablero. El suyo y el ajeno. En un abrir y cerrar de ojos Alemania se encontraba con un penalti en contra en su final, en su casa, ante su afición. Holanda había puesto boca abajo el fútbol y Cruijff lo había enderezado de nuevo cuando más le había interesado. Lo que pasó a partir de entonces escapa a la intención de este texto y no es objeto de la imaginación del autor.

/ Sin comentarios

Eichmann y la mendacidad

En ‘Eichmann en Jerusalén’, Arendt refleja cómo la sociedad alemana fue responsable activa del Holocausto mediante el autoengaño. Y que aquella Alemania hubo de esconderse y reinterpretarse a sí misma en las mismas patéticas mentiras, comodidades morales y miserable autoindulgencia de Adolf Eichmann para cerrar los ojos ante los hechos que estaban sucediendo delante de sus narices.

/ Sin comentarios

Eichmann y la mendacidad

En ‘Eichmann en Jerusalén’, Arendt refleja cómo la sociedad alemana fue responsable activa del Holocausto mediante el autoengaño. Y que aquella Alemania hubo de esconderse y reinterpretarse a sí misma en las mismas patéticas mentiras, comodidades morales y miserable autoindulgencia de Adolf Eichmann para cerrar los ojos ante los hechos que estaban sucediendo delante de sus narices.

/ Sin comentarios

Cien discos (XX): Oh, Inverted World

En su psicodelia de bajos vuelos, con guiños a The Beach Boys, James Mercer logró edificar canciones muy simples partiendo desde presupuestos muy complejos. Oh, Inverted World resultó un acierto rotundo desde la primera hasta la última gota: once canciones que, trece años después, siguen siendo inagotables, en la más pura expresión del término.

/ Sin comentarios

Cien discos (XX): Oh, Inverted World

En su psicodelia de bajos vuelos, con guiños a The Beach Boys, James Mercer logró edificar canciones muy simples partiendo desde presupuestos muy complejos. Oh, Inverted World resultó un acierto rotundo desde la primera hasta la última gota: once canciones que, trece años después, siguen siendo inagotables, en la más pura expresión del término.

/ Sin comentarios

El hombre que debía ser

Bastian Schweinsteiger había atravesado un desierto de derrotas antes de aterrizar, repentinamente, en el oasis de la victoria. Resulta harto complicado descifrar los códigos bajo los que opera la mente humana, pero, en un ejercicio de ficción absoluta, imaginemos la retahíla de imágenes que se apoderaron del cerebro de Bastian cuando la Copa del Mundo se postró delante de sus ojos, a escasos metros.

/ Sin comentarios

El hombre que debía ser

Bastian Schweinsteiger había atravesado un desierto de derrotas antes de aterrizar, repentinamente, en el oasis de la victoria. Resulta harto complicado descifrar los códigos bajo los que opera la mente humana, pero, en un ejercicio de ficción absoluta, imaginemos la retahíla de imágenes que se apoderaron del cerebro de Bastian cuando la Copa del Mundo se postró delante de sus ojos, a escasos metros.

/ Sin comentarios